Language Selection

English
Acuicultura del Camarón de Agua Dulce en Puerto Rico PDF  | Print |  E-mail
Michael V. McGee, PhD
Caribe Fisheries Inc.
Lajas, PR



El camarón de agua dulce Macrobrachium rosenbergii, ha sido cultivado en Puerto Rico por más de 25 años. Desde el año 1984 mientras operaba la finca Sabana Grande Prawn Farm  la producción sobrepasaba de 200,000 lb. por año. Cuando esta finca cerró  alrededor del año 1991 la producción de camarones de agua dulce quedó a niveles bajos. Desde el año 2000 empezó un nuevo interés en el cultivo de Macrobrachium y hoy en día hay productores comerciales localizados en Canóvanas, Fajardo, Lajas y Lares. Además existen docenas de productores en pequeña escala que cuentan con producción para su propio consumo.

Cultivo

El camarón de agua dulce se siembra en charcas después de su desarrollo en un vivero. Aquí es donde pasan la etapa de larva en tanques de agua salubre y después de 24 – 30 días se convierten en post-larva (pls). En este momento el post larva puede adaptarse al agua dulce. Normalmente se siembran a una densidad alrededor de 24,000 pls por cuerda. En el caso de la producción de juveniles se puede sembrar hasta 90,000 pls por cuerda y luego  transferirlos a otras charcas dentro de uno a tres meses de edad para alcanzar la densidad deseada. La baja densidad durante los últimos 4-6 meses de producción es muy importante por que Macrobrachium cuando empieza a madurarse requiere espacio para alcanzar un tamaño grande y si están muy confinados maduran pero dejan de crecer. Charcas comerciales para la producción de Macrobrachium son mayormente de 0.5 hasta 2.0 cuerdas en tamaño. Charcas de menos tamaño también pueden producir camarones pero la cantidad será proporcionalmente menor. Como estimado, una cuerda de agua manejada bien por los asuntos de siembra, alimentación, y calidad de agua  puede producir  alrededor de 2,000 lb. de camarones por año con un promedio de tamaño de 8-10 por libra.


Siembra

Charcas preparadas para sembrar post-larva deben ser recién llenadas (dos ó tres días antes) con agua limpia aunque puede tener turbidez. Si esta usando agua de un pozo es muy importante dejar que el agua tenga tiempo suficiente para oxigenarse y eliminar el exceso de dióxido de carbono. Deben evitar la introducción de peces y el agua no deben tener un color verde fuerte en este momento. El agua verde contiene fitoplancton y como resultado de su fotosíntesis el pH del agua puede subir más alto que 8.5 y representar un alto riesgo para los post-larva. Los camarones llegan empacados en bolsas plásticas con agua y oxígeno y deben dejar las bolsas flotando  mientras la temperatura del agua en la bolsa se ajuste a la de la charca. Los post-larva son pequeños (0.01 -0.05 gramos) y en realidad se pierdan en la charca después de soltarlos. Por eso algunas personas siembran  cantidades  mayores de post-larva para aprovechar el espacio y luego de dos ó tres meses sacan los camarones juveniles para sembrar  en otras charcas a una densidad normal.


Alimentación

Para que los camarones puedan crecer rápido y grandes se requiere que estos tengan  alimento adecuado. En principio la biomasa de camarones en la charca es poca y en realidad consiguen una gran parte de su nutrición desde la producción natural de la charca como quiera es importante  empezar a alimentar. El alimento que no se come directo por lo menos sirve como un abono para estimular la productividad. Usando una charca de una cuerda sembrada con 24,000 post-larva como ejemplo la siguiente tabla servirá como una guía:

Mes 1      2 lbs..  5 veces la semana
Mes 2      6 lbs..       “       
Mes 3     12 lbs.    “
Mes 4     18 lbs    “
Mes 5     24 lbs    “
Mes 6     30 lbs            “    máxima recomendable, empezar a cosechar camarones
Mes 7     30 lbs            “
Mes 8     30 lbs             “ cosecha
Mes 9     24 lbs             “ cosecha y vaciar charca

El alimento debe ser regado en una banda por toda la charca. Los camarones no se mueven mucho para buscar el alimento de pellet. Deben evitar tirar alimento en áreas muy profundas (más de 7 pies) ó en áreas de mucho fango blandito donde se puede perder y a los camarones no le gusta habitar en este tipo de ambiente. Aunque la tabla de alimentación es una guía hay otros aspectos importantes para ajustar la cantidad y frecuencia de alimentar. Después del primer mes de crecimiento deben empezar a muestrear los camarones para observar su condición y su tamaño. Las muestras deben ser hechas mensualmente con un chinchorro ó maya adecuado para cautivarlos. Camarones de buena condición tienen la cáscara limpia porque están mudándola frecuentemente mientras crecen. Deben observar la orilla de la charca buscando evidencia de las mudas y también por si hay alimento viejo que no se están comiendo. En este caso la alimentación debe ser reducida. Cuando llegan a los últimos 3 meses de producción la cantidad de alimento está a un nivel que también afecta la calidad de agua. El consumo de alimento por los camarones alza el consumo de oxígeno disuelto en el agua. En días con poco sol ó lluvia fuerte en la tarde, las charcas pueden quedar con menos oxígeno disuelto disponible. Debido a  estos factores no se recomienda alimentar bajo estas condiciones de tiempo.


Calidad de Agua

La mayor parte del agua dulce en Puerto Rico es adecuada para la producción de Macrobrachium. Los factores ambientales más importantes de controlar durante el ciclo de producción son el pH, oxígeno disuelto, exceso de algas filamentosas, fitoplancton o plantas acuáticas.

 El pH del agua en charcas para camarones de agua dulce puede cambiar a diario entre  (6.5 a 8.5) sin causar ningún problema. Como resultado de fotosíntesis intensa durante días muy soleados, el pH puede alcanzar un nivel de 9.0 ó más. Esto puede causar estrés ó mortalidad a los camarones. Esta condición resulta por exceso de fitoplancton en el agua e indirectamente por un exceso de nitrógeno o  fosfato que son los nutrientes que principalmente estimulan su crecimiento. Si esta condición ocurre se puede controlar naturalmente haciendo lodo en el agua ó cambiando rápido el agua de la charca. También debe dejar de alimentar. Hay otros tratamientos pero en realidad este problema no es tan común que requiera tanto enfoque en este artículo.

Un nivel adecuado de oxígeno disuelto en el agua es necesario para el crecimiento  y sobré vivencia de Macrobrachium. Niveles de oxígeno menores que 2.0 mg/l  pueden causar estrés en el camarón y si bajan a 1.0 mg/l ó menos causa mortalidades. Los camarones más grandes mueren primero. Cuando sienten el estrés de falta de oxígeno los camarones buscan la orilla de la charca allí pueden sobrevivir poco tiempo antes de morir si la situación no se mejora. La causa principal de  oxígeno bajo en el agua es la excesiva demanda por oxígeno en relación a lo que está disponible. Altos niveles de alimentación, exceso de fitoplancton, días con poco sol ó lluvia fuerte en la tarde pueden causar un nivel bajo de oxígeno disuelto. Para evitar la mortalidad de camarones pueden utilizar aereadores en la charca para subir el oxígeno durante las horas críticas de la noche. También pueden manejar la charca controlando la alimentación, cambiando el agua, y monitoreando el tiempo, para prevenir condiciones que conduzcan a  niveles bajos de oxígeno.  Por ejemplo; no alimentar en los días muy nublados, cambiar el agua antes que la charca se ponga muy verde y  no sobre alimentar la charca. En realidad la experiencia de producir camarones es el mejor maestro en estos asuntos.

Cosecha

En charcas de producción sembradas a densidades normales los camarones de agua dulce empiezan a alcanzar el tamaño de venta luego de 6 meses. Una característica importante de este camarón es que no todos crecen por igual. Los machos crecen más grandes que las hembras y solamente parte de la población logran el tamaño de venta en cualquier momento.  Normalmente se puede comenzar cosechas parciales a los 6 meses sacando los más grandes y así los pequeños siguen creciendo. Depende de la necesidad de la charca puede ser cosechado cada 2 – 3 semanas. Las cosechas más grandes normalmente ocurren durante los meses 7 – 8, hasta que el productor decida vaciar la charca. Para cosechas comerciales se pasa un chinchorro grande arrastrándolo por el piso por toda ó parte de la charca. Cosechas más pequeñas ó muestras se pueden hacer usando un taraya. Cuando la mayoría de los camarones han alcanzado el tamaño de venta ó han sido cosechados, se vacía la charca. Por ejemplo, en una charca de una cuerda cada cosecha debe resultar  entre  75 libras hasta 200 libras de camarones dependiendo de la frecuencia y el tamaño del camarón deseado para la venta. Al vaciar la charca se recogen todos y puede ser la cosecha más grande. Aunque no existe una escala oficial de como clasificar los camarones por tamaño, se puede usar las siguientes agrupaciones como guía:

Camarón mediano    11-15 / libra
        
Camarón grande     7 – 10 / libra

Camarón jumbo      3 – 6 / libra



Procesar

Al terminar la cosecha de camarones el manejo correcto del producto es muy importante para asegurar la calidad y frescura. Se usa hielo para matar y mantener los camarones bien durante el proceso de clasificar y  empaque. Mayormente se vende el camarón entero, por eso requiere ser más cuidadoso con el producto. Luego los camarones son vendidos frescos dentro de 24 hasta 48 horas ó si no, congelados para asegurar la calidad del producto. El camarón de agua dulce es un producto delicado, su textura y sabor se afecta rápido si se queda sin  la refrigeración adecuada. A parte de un buen manejo por el productor es importante educar al cliente también sobre el cuidado del producto antes de usarlo.

Mercado

Por su gran tamaño y excelente sabor el camarón de agua dulce es conocido como un producto “gourmet”. Existe un buen mercado en los restaurantes de mejor calidad y también ventas al público en general. Cada productor establece su propio precio dependiendo del tamaño del camarón y el mercado, pero mayormente  se están vendiendo en un precio que fluctúa entre los $7.00 - $12.00  por libra según tamaño y disponibilidad.

Conclusión

El camarón de agua dulce está establecido como uno de los productos de acuicultura comercial con éxito y buen futuro en Puerto Rico. Tiene también su importancia como una especie que se puede producir en pequeña escala en charcas para consumo propio del productor y su familia. En Puerto Rico están  establecidas fuentes de post-larva y alimento para su producción. Hace falta que el Departamento de Agricultura y la Universidad de Puerto Rico realice más esfuerzos por educar  a  los agrónomos y agricultores a incorporar este cultivo como una parte integral del desarrollo de la agricultura del país.
 
?>